Amoro.jpeg

SOBRE PARCHE CRIOLLO

En octubre de 2013 Lukas adoptó a Rocco, quien fue encontrado en las calles de Bogotá por Silvia y María Ortiz (Fundadoras de Wawaw). Los primeros días juntos fueron de mucho deporte. La comunicación entre los dos fluyó rápidamente, compartían múltiples actividades juntos. En Rocco, Lukas encontró el compañero perfecto para disfrutar de su pasión, la aventura.
La alegría de ver como la adaptación mutua y cómo la comunicación mejoraba rápidamente los llevó a decidir compartir la experiencia. Fue así como nació el Parche Criollo. Nuestra comunidad fue creciendo poco a poco: a los primeros exploradores —humanos y perros— se fueron sumando unos individuos que han enriquecido enormemente al parche. Nos referimos a los miembros de la actual manada de Lukas: Mango, Rana, Violeta, Luz Milú, Chapeco, Compota, Molly, Juanita, Betty, Nala, Emma, Mona. El Parche Criollo, en el ámbito local, fue el precursor de las aventuras en entornos naturales para humanos y perros. Por lo tanto, somos la comunidad con mayor trayectoria y experiencia. Nuestra pasión se convirtió en emprendimiento y hoy en día es una empresa dedicada a hacer felices a perros y humanos.
Nuestro principal interés eres tú: toda la experiencia está diseñada para brindarte un servicio personalizado, para acompañarte a ti y a tu perro y hacerte sentir en familia. Somos un parche que cuenta con varias rutas en los alrededores de Bogotá y organizamos aventuras puntuales en otros lugares del territorio nacional.
Una de nuestras principales políticas es generar vínculos con las comunidades y resaltar sus riquezas. Así, en nuestras aventuras no solo participan pobladores locales —los mejores guías—, sino que nos interesamos por vincularnos con la cultura y la gastronomía autóctona. Brindamos una experiencia donde nos acercamos al ámbito rural, a nuestros paisajes, haciéndonos conscientes de la importancia del campo y de sus pobladores. De la riqueza y diversidad de nuestras culturas y de nuestra geografía.